El peeling es un proceso que exfolia la piel, consiste en eliminar las células muertas de las capas superficiales. Con este tratamientos tu piel se renovará y lucirá  tersa, natural, sin impurezas y unificaremos el tono.

Hay dos tipos de peelings: mecánico y químico. La elección dependerá del tipo de piel y el beneficio que está buscando.

Peeling mecánico
El proceso se realiza con una esponja, rodillo o cepillo para remover físicamente las células muertas.

Peeling químico
Consiste en un proceso donde se utiliza sustancias químicas para disolver las células muertas.

Peeling medio
Se realiza entre la epidermis y dermis, se utiliza para eliminar arrugas, manchas moderadas, foto envejecimiento y lesiones superficiales de acné.

Peeling profundo
Consiste en un tratamiento que actúa entre la dermis media y profunda. Es funcional para eliminar arrugas profundas, surcos profundos, marcas severas, cicatrices o elementos precancerosos.

Con el peeling podrás obtener propiedades exfoliantes y estimula la protección de colágeno para mantener siempre una piel hidratada, renovada y llena de luz.

¿Cuándo hacerte un peeling?
  • Personas con manchas que buscan un tono de piel uniforme
  • Para rejuvenecer la piel y brindarle más luminosidad
  • Eficaz para eliminar arrugas, surcos y manchas